• Karen Sofía

Limpia, recicla: ¡Inicia bien el año!





Inicia el año sin cargas

Existe una milenaria tradición japonesa llamada Oosouji; su objetivo es empezar el año limpios, libres de cargas y, aunque pueda parecer extraña, ¡tiene sentido!


Piénsalo, los seres humanos solemos acumular objetos que nos traen buenos recuerdos: las cartas de ese ex que quisiste mucho, las fotos de aquella artista que era tu crush y que recortaste de una revista cuando eras adolescente, el primer examen en el que sacaste diez… ¡Hay tantas cosas que acumulamos sin sentido y que nos privan de seguir avanzando!


Sin embargo, no es culpa nuestra, se trata de un factor sociocultural que se ve influido por cuestiones emocionales. Por eso, el hecho de contar con una técnica que nos ayude a poner en orden los distintos ámbitos de nuestra vida: familiar, escolar, laboral, emocional… a través de la limpieza de nuestros espacios, resulta especialmente útil al iniciar un nuevo ciclo, un nuevo año.



Limpia lo viejo, haz espacio para lo nuevo

Al comenzar un nuevo año, acostumbramos a plantearnos una serie de propósitos, de sueños por alcanzar; pero, aventurarnos a lograrlos sin habernos desecho de asuntos pasados primero, puede resultar riesgoso y perjudicial para alcanzar nuestras metas. Es importante soltar los apegos, liberar nuestra mente de ideas viejas para dar paso a las nuevas y, una excelente forma de hacerlo es eliminando todo aquello que puede recordarnos antiguas cuestiones.


Así que… ¡limpia! Aunque parezca que no tienes tiempo, haz un espacio en tu agenda, limpia tus espacios y verás que la inspiración llega más fácilmente, acompañada de una sensación de bienestar y del ímpetu de planificar nuevos proyectos.



Recicla, cierra el ciclo

Normalmente, el paso evidente después de haber limpiado a profundidad nuestros espacios sería deshacernos de las cosas que ya nos dimos cuenta que no nos dejaban avanzar, pero como seres humanos que hemos desarrollado cierta estima por dichos objetos, tirarlos simplemente a la basura podría resultar una medida drástica, e incluso, dolorosa.


Una mejor opción para liberarnos de ellos, sabiendo que se les dará un buen destino y que nuestros recuerdos serán protegidos, es el reciclaje. Por ejemplo, si yo tuviera que confiarle a una recicladora los múltiples borradores impresos de mi tesis, que representan un proceso de esfuerzo, sería a Raypal, porque tengo la certeza de que mis archivos serán debidamente destruidos para cuidar mi información y que el cariño depositado en ellos no irá a parar a la basura, sino que será aprovechado para la creación de nuevos libros.


Así que, si sientes que no puedes desprenderte sin más de tus recuerdos más queridos, recicla con Raypal que conoce y cuida la emotividad de tus desechos.


Empieza el año con el pie derecho, limpia tus espacios y recicla todo cuanto fue importante para ti; cierra ciclos y ábrete a las nuevas aventuras que te esperan en este 2021.


 

Formulario de suscripción

33 3144 6311

©2020 por Raypal Recicladora. Creada con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now